Ilustraciones con alma propia

Ilustraciones con alma propia.

El pasado viernes se inauguraba en el pub Blanco y negro, en la calle Ricardo Alcón, la exposición de María fernández Lizaso titulada Ilustraciones y más…, un conjunto de 21 obras en las que la autora ha contado con la complicidad de otras tantas personas, amigos y colaboradores, para acompañar con textos cada una de las imágenes que han ido saliendo de su imaginación.
Como explica María, “cada una de las ilustraciones está hecha pensando en algo concreto, pero se me quedaban incompletas y pensé en pedir a un grupo de amigos que me escribieran un texto sobre lo que les inspirara la imagen”.
Cada uno de sus colaboradores, entre los que figuran nombres como los de José Luis Alonso de Santos, Cristina Bergoglio, Manolo Morillo, Enrique Bartolomé o Sol Ruiz Guerrero, entre otros) ha interpretado a su manera las ilustraciones dan lugar a un resultado distinto, muchas veces, del planteamiento inicial de la obra.
La autora ha estado trabajando para esta muestra unos seis meses y ha incluido algunos dibujos que ya tenía en forma de boceto, pero a los que ha terminado de dar forma y que finalmente se han completado con los textos.
En palabras de José Luis Alonso de Santos, María Fernández Lizaso es “exploradora y visitante valiente en el mundo sorprendente de la forma. Todo ello sin renunciar a sentir, que es – al fin y al cabo -, lo que nos lleva al arte”.
La muestra, que estará en marcha hasta finales de este mes de abril, está contando hasta ahora con una gran aceptación.
María Fernández Lizaso, colaboradora habitual de Diario de Cádiz, acaba de instalarse de nuevo en la ciudad, con un nuevo estudio en la calle Ganado, donde trabaja y da clases de pintura.

Entrevista en el Diario de Cádiz con motivo de mi última exposición de retratos en la galeria Blanco y Negro

La artista en la galeria con un par de sus obras

“Pinto desde que tengo fuerzas para coger el lápiz”

La joven artista María Fernández Lizaso vuelve a exponer sus obras de arte al público. La colección se compone de 15 cuadros que pueden verse en el pub Blanco y Negro hasta el día 4 de agosto.

María Fernández es licenciada en biología. Terminó sus estudios y estuvo trabajando tres años de bióloga hasta que decidió apostar por la pintura. “Pinto desde que tengo fuerzas para coger un lápiz”, cuenta mientras habla de cómo una bióloga llega a convertirse en pintora. En 2009, se fue a Madrid a estudiar las técnicas del arte en el Taller del Prado y desde entonces se atreve con exposiciones como esta que presenta.

La muestra cuenta con 15 retratos pintados sobre tabla con una técnica mixta a base de pinturas acrílicas y óleos. Todos las obras son retratos de personas conocidas y cercanas a la creadora como son sus amigos y hasta ella misma. A pesar de la dificultad que supone pintar al natural, ha experimentado consigo misma mirándose en un espejo mientras se retrataba.

La preparación de estas colecciones es un proceso lento que va desde la elección del tema sobre el que va a trabajarse, en este caso el retrato, hasta la observación y documentación de este, pasando por fotografiar a los que van a formar parte de los cuadros. Inmortaliza a las personas que va a retratar para poder captar y controlar la luz y los gestos , de este modo puede plasmarlos sin demasiadas complicaciones.

La elección del retrato como tema principal viene por la expectación que crean las miradas y los gestos de las personas, por ser aquello que más expresa, el rostro. Las miradas o las muecas son captadas por la cámara y así, fijas en papel y controladas por María Fernández, las fotografías se convierten en los retratos de la pintora. Para finalizar esta colección ha empleado alrededor de cinco meses de los que ahora se siente orgullosa al poder presentar su trabajo a todo aquel que desee visitar la exposición.

“Pinto desde que tengo fuerzas para coger el lápiz”.